Conociendo más sobre Milco, la mascota de los Panamericanos que se inspira en personaje de la cultura Chancay

El Perú acogerá entre julio y agosto de este año los Juegos Panamericanos. Al ser país anfitrión, se escogió una mascota –Milco– que tiene referencias de nuestra rica cultura precolombina: el cuchimilco Chancay.

Walter Tosso, arqueólogo especialista de esta civilización, manifestó a la Agencia de Noticias Andina que los Panamericanos son una ocasión ideal para hacer conocido a este personaje tan caro para esta cultura del norte de Lima.

Es poco lo que se sabe de la cultura Chancay. Por la cercanía del territorio que ocupó con la ciudad de Lima, se produjo una fuerte actividad de huaqueo que depredó importantes sitios.

Tosso precisa que la descripción científica de este es “figurina de un personaje mítico” y que es “una representación antropomorfa en su mayoría de sexo femenino que fue confeccionada en arcilla cocida, y se caracteriza por estar en posición erguida, que presenta los brazos flexionados con las manos abiertas, en expresión de un agradable saludo de bienvenida o recibimiento”.

La producción de cuchimilcos se hizo en serie y ha pedido. Tosso comentó que es muy curioso cómo una cultura como Chancay, que tuvo una expansión no muy grande, llegó a crear tal cantidad de objetos y productos.

Un ejemplo que puso es el de la vajilla. De acuerdo con Tosso, los Chancay eran muy refinados en ese aspecto y tenían una serie de tipos de platos y vasos.

Con los cuchimilcos era similar. Se hacían en gran cantidad, por lo que existían moldes para hacerlos. Pero, además, los destinatarios finales pedían algunas modificaciones para hacerlos personalizados.

Los cuchimilcos, encontrados por lo general en contextos funerarios, podían tener diferentes características que, se sospecha, hacían referencia a la persona enterrada junto a ellos.

Pero incluso había más diferencias. Entre un lugar y otro, los estilos de cuchimilcos variaban de colores y en algunas formas.

El caso más notorio son los cuchimilcos hallados cerca de Huacho. Estos estaban vestidos.

Lo que no podía faltar en los cuchimilcos, estén vestidos o desnudos, es la notoriedad de sus órganos genitales, por esa razón se les asocia con la fertilidad.

Una teoría que esboza Tosso es que los cuchimilcos son representaciones en menor tamaño de algún ídolo mayor.

Una de sus conjeturas es una talla de madera que está en el museo Amano de Miraflores, descubierta en un cementerio Chancay.

Otra idea que sugiere es que los cuchimilcos derivan de personajes usados por alguna cultura anterior, tal vez la mochica. Comentó que algunos textiles de época previa a los Chancay tenían impresos escenas sexuales que recordaban a los cuchimilcos.

Mario Amano, director del museo Amano, en donde hay una de las más grandes colecciones privadas de la cultura Chancay, explicó también al Diario Oficial El Peruano que estas figurinas de barro son muy numerosas.

En sus depósitos tienen una cantidad considerable. De ellas solo se exponen unas pocas en las vitrinas del museo, dedicado principalmente al arte textil prehispánico.

El legado que atesora esta institución, herencia del célebre coleccionista japonés Yoshitaro Amano, también cuenta con los moldes que usaron los antiguos Chancay para crear estas figurinas.

El origen del nombre cuchimilco

De acuerdo con el arqueólogo Walter Tosso, cuchimilco no deriva de ninguna lengua prehispánica que se hablara en el territorio peruano. Según ha rastreado, lo más parecido sería el juego de dos palabras nahuatl, idioma de Centroamérica.

Él revela que tiene la teoría que el nombre se originó en las décadas de 1940 y 1950 en el comercio entre huaqueros y coleccionistas. Se hizo tan popular que, a pesar de no tener un origen claro, es usado con algún reparo, incluso por arqueólogos.

La mascota

Milco, la mascota de los Panamericanos Lima 2019, es creación de Andrea Medrano.

La diseñadora indicó que le inspiró este personaje prehispánico por su posición de brazos extendidos que parece estar dando la bienvenida.

Las mascotas comenzaron a formar parte de los Juegos Panamericanos en 1979, cuando la Organización Deportiva Panamericana (Odepa) decidió que las competencias internacionales que desarrollaban tuvieran una figura que las identificase.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *