Juez penal de Huaral orientó a personal militar de Chancay respecto a personas detenidas durante el estado de emergencia

La administradora de la Sede Judicial de Huaral, abogada Elizabeth Guevara Buitrón, coordinó con el Juez Willian Sandivar Murillo, Juez del Tercer Juzgado Penal de Investigación Preparatoria de Huaral, a fin de orientar al personal militar del distrito de Chancay, sobre el procedimiento a seguir con las personas detenidas durante el estado de emergencia, de acuerdo al Decreto Supremo N°044-2020-PCM, que ha dispuesto la INMOVILIZACIÓN SOCIAL OBLIGATORIA DESDE LAS 8:00 P.M. A 5:00 A.M.

La mencionada actividad, surgió durante una reunión con los representantes del Comité de Seguridad Ciudadana del distrito de Chancay, CODISEC a la que asistió la administradora judicial de Huaral, siendo solicitada para que un Juez oriente al personal militar para evitar futuros excesos durante su actuación en horas de la inmovilización social.

Al conocerse que un capitán del Ejército insultó y golpeó a un joven que había infringido la orden de aislamiento durante el ‘toque de queda’, la institución envió un comunicado de separación de este efectivo militar, más no su retiro de la institución y hacía conocer que “reforzará la capacitación sobre el procedimiento a seguir con las personas detenidas durante el estado de emergencia en las calles mientras duren las medidas de excepción”.

Respetando todas las medidas y protocolos contra el COVID-19, el Juez Sandivar llevó adelante dicha actividad el día 24-3-2020 para un reducido personal en el cuartel Militar ubicado en la Calle Belén N°346, a cargo del Tte. Crnl. José Guevara Menor, Jefe del Batallón Policía Militar N° 21 – Ejército del Perú-Chancay.

Si una persona se encuentra transitando por las calles sin ninguna razón justificada de acuerdo a las excepciones establecidas en el D.S. Nº 044-2020-PCM, es totalmente válido su detención, pudiendo ser llevado en última instancia a una comisaría.

Debemos tener en cuenta que el estado de emergencia es un estado de excepción, es decir, las reglas de juego común se flexibilizan ante la emergencia sobrevenida; por ello, la fuerzas del orden de nuestro país sí pueden detener al ciudadano que no se encuentre cumpliendo el aislamiento sin ninguna justificación, sin la necesidad que su conducta configure o no un delito.

La finalidad de la detención por parte del Estado, en estos casos, es ejemplificadora, pues permite dar un mensaje disuasorio a la población que no debe salir de sus casas. Por ende, el plazo de detención debe ser lo más proporcional (mínimo) posible de acuerdo a la actitud del detenido de entender la emergencia sanitaria que atraviesa nuestro país.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *