Miles de personas abarrotaron cementerios en día de todos los santos

Como es tradición en Perú, desde tempranas horas del 1 de noviembre, miles de personas visitan los cementerios para recordar y homenajear a sus fallecidos seres queridos en la celebración por el Día de los Muertos.

En Lima, los cementerios más concurridos son Él Ángel en El Agustino y Nueva Esperanza en Villa María del Triunfo. Este último es considerado el segundo más grande del mundo y el más grande de América Latina.

Las costumbres peruanas para esta fecha son visitar los cementerios con flores, llevar comida y bebidas alcohólicas para compartir, cantar y bailar junto a las tumbas de los familiares o amigos fallecidos.

En medio de las miles de tumbas que pueblan el cementerio más grande de Latinoamericana, los familiares de los difuntos los recuerdan hoy con música, danzas y brindis con cerveza, en la que es considerada la tradición fúnebre más grande del Perú.

El cementerio de Nueva Esperanza, en el distrito limeño de Villa María del Triunfo, ha pasado de ser un lugar clandestino de enterramientos de los años sesenta al actual gigantesco camposanto de más 60 hectáreas lleno de tumbas de todo tipo, desde modestas y a ras del suelo polvoriento a mausoleos familiares.

El festivo religioso no laborable por el Día de todos los santos es aprovechado por personas procedentes de la costa, sierra y selva del país, en un gran mosaico que muestra la gigantesca migración que ha recibido Lima, para “visitar” a sus difuntos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *